Un problema técnico frena al Marrones Jalan en la penúltima etapa del Dakar

La formación liderada por Javier Jacoste no ha podido completar la especial cronometrada del día, aunque sí han logrado llegar al vivac de Yanbu.
Con el motor de su MAN tocado, no han logrado superar las exigentes dunas de la penúltima jornada de la cita saudí.
Lo hemos intentado, pero nos ha sido imposible”, ha explicado Jacoste.

La penúltima jornada del Rally Dakar prometía batalla y vaya si ha habido. El equipo Marrones Jalan no ha podido terminar todo el tramo cronometrado debido a un problema técnico que les hace tener menos potencia en el motor de su camión. Pese a este contratiempo, la formación catalana ha logrado llegar al vivac de Yanbu.

Desde hace varios días, el MAN nº524 sufre una avería en un pistón que les inutiliza un cilindro de su motor, lo que repercute directamente sobre la potencia de la que dispone Javier Jacoste al volante de su camión. Con este hándicap ya conocido y también una posible afectación en el turbo, el Marrones Jalan ha intentado superar la que para muchos era considerada la etapa reina de esta edición del Dakar.

Con un tramo de 464 km cronometrados en el que destacaba un gran cordón de dunas, la especial suponía un desafío gigante para Jacoste y sus compañeros de cabina. Tras completar los primeros 150 km, se han visto obligados a dar media vuelta y tomar la carretera más cercana para continuar por el recorrido alternativo hasta llegar al vivac entrada la noche.

“La primera parte de la jornada ha ido bien”, ha reconocido el piloto catalán. “Hemos ido superando todos los retos hasta que hemos llegado a la zona de dunas. Con el problema de motor que sufrimos, tenemos menos potencia para superar zonas muy técnicas. Lo hemos intentado, pero nos ha sido imposible”.

Al participar como inscritos en la categoría de camiones de asistencia rápida, el Marrones Jalan podrá reengancharse mañana a la competición para disputar la última etapa del Rally Dakar.

“Ha sido una lástima, pero sin toda la potencia del motor y de noche era prácticamente imposible superar las dunas de hoy. Ahora intentaremos reparar el problema, es posible que esté también relacionado con el turbo, tenemos que acabar de mirarlo bien antes de salir a la etapa de mañana”, ha añadido el copiloto Lluís Rosa. Pese a todo, la moral de los integrantes del equipo sigue alta, más si cabe teniendo en cuenta que en 24 horas terminará, tras mucho sufrimiento y satisfacción, su primera experiencia en el rally más duro del mundo.

La última especial del Dakar 2021 llevará a los participantes a la ciudad de Jeddah tras 225 km cronometrados y 227 de enlace. Un día que, pese a ser el último de la carrera, no se lo pondrá nada fácil al equipo Marrones Jalan en su empeño por alcanzar el podio final a orillas del Mar Rojo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad