Isidre Esteve salva su momento más delicado en la penúltima etapa

El ilerdense se ha visto retrasado durante 1 hora y 40 minutos a causa de un contratiempo que su copiloto Txema Villalobos ha logrado solucionar.
El piloto del Repsol Rally Team ha debido detenerse a escasos 20 kilómetros de la llegada, con las ruedas delanteras bloqueadas.
“Lo positivo es que no hemos tenido que esperar al camión de asistencia rápida y que esta noche los técnicos dejarán el coche listo para salir mañana a la última etapa”.

Isidre Esteve ha comprobado hoy en primera persona como en el Dakar puede suceder cualquier cosa, buena o mala, hasta el último kilómetro. Este jueves, durante la penúltima etapa, el Repsol Rally Team ha sufrido un problema técnico que le ha obligado a detenerse a escasos 20 kilómetros de la meta. El copiloto Txema Villalobos, mecánico de profesión, ha tenido que ingeniárselas para improvisar una solución y reemprender la marcha, aunque después de hora y media larga de trabajo.

La 11ª jornada partía desde AlUla y acababa en Yanbu, una de las más largas y peligrosas del Dakar 2021, al constar de 464 kilómetros cronometrados. Isidre Esteve y Txema Villalobos, salvo en la parte inicial por culpa del polvo que levantaban otros vehículos, han logrado imprimir un ritmo elevado con su Toyota Hilux Overdrive y superar sin problemas las dunas finales. Estaba siendo un buen día, hasta que se torció casi al final.

“Hemos tenido que pararnos porque después de superar las dunas sin problemas, el diferencial frontal se ha bloqueado sin previo aviso, cuando sólo faltaban 20 kilómetros. Suerte que Txema ha podido retirar el cardán y los palieres delanteros para desbloquear las ruedas y poder así seguir hasta el final”, explicaba el piloto de Oliana.

Los amplios conocimientos mecánicos del copiloto Txema Villalobos han resultado fundamentales para salir de ahí y completar la especial, aunque con 1 hora y 40 minutos perdidas y a una velocidad de sólo 20 km/h. Esa inesperada incidencia les ha relegado hasta la 44ª plaza de la jornada, con un tiempo de 7h 06’16».

“Ha sido una lástima porque la especial era bonita y, aunque hemos sufrido al principio por el polvo para adelantar algún coche, hemos tenido ratos limpios en los que hemos podido ir rápido”, reconocía Isidre Esteve que se mostraba “muy contento de haber acabado”.

El ilerdense de Repsol, MGS Seguros, KH-7 y Toyota España subrayaba que “lo positivo es que no hemos tenido que esperar al camión de asistencia rápida gracias a que Txema ha conseguido solucionar el problema solo, porque de lo contrario hubiéramos perdido aún más tiempo. Esta noche los técnicos dejarán el coche listo para salir mañana a la última etapa”.

El de Oliana recordaba que “mecánicamente el Dakar 2021 está resultando muy exigente y ya sabíamos que esta carrera no se acaba hasta que llegas al final, para lo bueno y para lo malo. Hoy no estamos todo lo contentos que querríamos, pero sí satisfechos del trabajo realizado”.

En la general, el Repsol Rally Team pasa a ocupar la 28ª plaza, a falta de la última etapa de mañana, entre Yanbu y Jeddah, donde tras completar 225 kilómetros cronometrados y 227 de enlace les aguardará el podio de llegada. Allí esperan estar Isidre Esteve y Txema Villalobos con su Toyota Hilux con los mandos adaptados en el volante por Guidosimplex.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad