El equipo Marrones Jalan a sólo dos pasos de terminar el Dakar

La formación catalana, tras finalizar de madrugada la jornada de ayer, ha completado sin problemas la décima etapa del Rally Dakar.
A Javier Jacoste y sus compañeros de cabina les ha respetado la mecánica de su MAN para disfrutar de una de sus mejores actuaciones en la prueba saudí.
Tenemos el camión entre algodones. La estrategia ha sido perfecta, nos ha salido de diez. Mañana será muy duro”, ha explicado Jacoste.

Noche de sufrimiento, mañana de satisfacción. Las tornas pueden cambiar en muy pocas horas en el Rally Dakar. Si ayer fue una jornada dantesca para el equipo Marrones Jalan, con un problema en el embrague de su MAN que les hizo llegar de madrugada al vivac de Neom, hoy su fortuna ha variado por completo para disfrutar de una de sus mejores actuaciones de lo que llevamos de carrera.

La décima etapa ha sido un nuevo desafío para Javier Jacoste, Lluís Rosa y Jordi Celma, que la han afrontado casi sin descanso y con una pequeña fuga en el tanque de combustible de su camión. Haciendo gala de su afán de superación, los integrantes del MAN nº524 han salido con energías renovadas a la especial de 342 km.

“Ayer fue un día durísimo, llegamos muy tarde al campamento”, ha explicado el piloto Javier Jacoste. “Solventado el contratiempo del embrague que nos retrasó, hoy hemos visto que perdíamos combustible. Hemos hecho una reparación provisional y ahora en el vivac intentaremos cambiarlo por un tanque nuevo para afrontar con las máximas garantías la jornada de mañana”.

Los mecánicos del equipo Marrones Jalan tendrán bastante trabajo hoy, ya que además del depósito también deberán reparar el servofreno del MAN. “Tenemos el camión entre algodones. Mañana será muy duro, por lo que hoy nos hemos limitado a conservar al máximo la mecánica y las ruedas. Sólo nos quedan dos neumáticos de recambio, hemos ido muy tranquilos en las zonas más rotas del recorrido. La estrategia ha sido perfecta, nos ha salido de diez”, ha añadido Jacoste a su llegada al vivac de AlUla.

Pese a que el cansancio empieza a hacer mella entre los integrantes del equipo catalán, saber que el final del Dakar está a sólo dos días les da las fuerzas necesarias para seguir. “No vamos a parar, quedan dos etapas y habremos cumplido con el objetivo de terminar en nuestra primera participación en esta carrera. Estamos motivados e ilusionados, aunque sabemos que mañana será un gran desafío para todos”, ha comentado el copiloto Lluís Rosa, que hoy ha vuelto ha demostrar su capacidad para navegar sin problemas entre valles y zonas semimontañosas.

La undécima especial del Dakar será el penúltimo gran escollo para que el equipo Marrones Jalan alcance el podio de meta de la cita saudí. Javier Jacoste y sus compañeros deberán hacer frente a 464 km de cronometrada y 134 de enlace por todo tipo de terreno antes de llegar al campamento de Yanbu.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad